• Register

"DIEGO ZAMORA" Un músico desde niño

El 29 de julio, el barítono bajo Diego Zamora Mendieta fue elegido por un jurado internacional como el ganador del Salzburg Voice Festival 2012, en Austria. 

El artista ecuatoriano destacó entre 13 000 postulantes, incluyendo 35 cantantes líricos considerados como los mejores del mundo.

El talento que posee el cuencano, de 26 años, no es casualidad. Su padre, Diego Zamora, y su madre, Mónica Mendieta, integrantes de un grupo de música folclórica, le heredaron una voz melodiosa que él supo perfeccionar. 

Desde que tenía cuatro años, sus padres se percataron que aquel pequeño que cargaba una guitarra en las presentaciones artísticas que realizaba la familia, hacía que el público no lo dejara de mirar. "No es amor de padre. Yo sé que mi hijo es un gran artista", asegura Diego Zamora, su progenitor.

La gracia y el apoderamiento de las canciones que interpreta Diego en un escenario, es el resultado de un proceso que si bien es cierto inició en el grupo familiar, se perfeccionó gracias a la perseverancia del artista morlaco que hace cuatro años se formó como barítono bajo. 

Su ingreso al canto lírico estuvo influenciado por la recomendación de la cantante Marta Urguilés, más conocida como Martu, para participar en las audiciones de una ópera rock denominada Jesucristo Superstar. 

El estar involucrado en esta obra, le permitió conocer al maestro armenio Alexander Tamazov, quien perfeccionó su técnica vocal. 

A la vida del artista, Austria y Salzburg Vocie Festival, llegaron en el momento perfecto. Para conquistar este anhelo la familia Zamora Mendieta hizo de todo. 

Antes de su viaje al exterior, la idea de recolectar fondos a través de un concierto se convirtió en la opción para llegar a Austria, país en donde el costo de permanencia por los casi dos meses, era elevado. 

Un poco golpeado por las trabas que demandó la realización del concierto, el ánimo de virtuoso se restableció cuando más de 500 personas llenaron el Teatro Casa de la Cultura en Cuenca.

Con toda esa motivación y el cariño que le mostraron sus familiares y amigos, viajó a Austria. Allá tuvo la oportunidad de conocer a los ecuatorianos Javier Andrade y Jonathan Floril, miembros del jurado del Salzburg Voice Festival 2012.

En los ajetreos diarios de los ensayos, Diego observó silencioso el talento ajeno. Sin amilanarse logró cautivar a los jurados con la interpretación del bolero Despedida, de Gerardo Guevara. 

"Publiqué la noticia en Facebook cuando volaba de regreso a Ecuador". Sonríe. 

La beca que ganó para estudiar canto lírico en Viena es lo que ahora lo motiva a levantarse cada mañana. Ahora su meta es traer a su natal Cuenca, más que un premio personal. Él está convencido que lo importante es que a nivel artístico Ecuador sea un referente en el mundo. (MAN)

Información

El barítono compitió con 13 mil cantantes de todo el mundo y obtuvo el primer premio, entre 35 finalistas. 

El premio le hace acreedor a una beca de canto lírico en Viena.