• Register
                                    Concierto Lírico "Cantata del Café."

Interpretada por Diego Zamora (Barítono)

Casa de la Música, Quito

Miércoles 15 de Julio, 20h00, Entrada $20

Domingo 19 de Julio, 17h00, Entrada $10

Compuesta por Johann Sebastian Bach, en 1732, ésta especie de oratorio con texto de Picander. La partitura emplea 3 cantantes, flauta, cuerdas y continuo. El divertido texto está compuesto como un oratorio cómico. 

 

 

 

 

 

 

 

                                   Clases Magistrales

Fecha: 25, 26 y 27 de Junio de 2015, Cupos limitados. Inscripciones e Información llamar al 2819-178, en el siguiente horario desde las 14h30 hasta las 19h30.

 

 

 

 

 

 

 

 
 
                                    Concierto “Homenaje a los grandes de todos los tiempos”
Espéralo en Cuenca.. muy pronto..!!

 

 

 

 

 

                                   Concierto “NOVENA SINFONÍA DE BEETHOVEN”

Este jueves 7 y viernes 8 de mayo a partir de las 20:00 con la entrada LIBRE en el teatro Pumapungo (Calle Larga y Av. Huayna-Cápac), la Orquesta Sinfónica de Cuenca, con la participación Diego Zamora (Barítono), presenta su XIV Concierto de la I Temporada 2015 con una de las más famosas sinfonías del mundo: la IX de Beethoven, compuesta en Re menor, es la última que el compositor escribió antes de morir. Fue completada en 1824 y es considerada por el mundo entero como uno de sus trabajos más grandiosos, por no decir una de las mejores piezas musicales jamás escrita, el hecho de que el compositor estuviera casi totalmente sordo mientras la componía solo fortalece la imagen del genio musical que fue Beethoven.

CARMINA BURANA de Carl Orff

La interpretación de Carmina Burana, cuyas 3 funciones programadas concluyen esta noche, reunió a 200 artistas en escena.
La cantata, basada en textos descubiertos hace más de 2 siglos en un  monasterio benedictino de la ciudad de Beuern (Baviera, Alemania), contiene 24 poemas escritos entre los  siglos XII y XIII que narran, de forma trepidante, experiencias en torno a sensaciones como el amor, la lujuria y la embriaguez.
Las tesituras vocales de los integrantes más jóvenes del ensamble brillaron, otorgándole a la cantata un matiz inusitado para los asistentes, en especial durante el himno de inicio, en honor a la diosa Fortuna, que recuerda a los sonidos del Medioevo y al canto gregoriano.
Durante el poema 15 de la cantata, titulado El Amor Vuela por todos lados, los coros le dieron el toque de ternura requerido a la interpretación, para soltar versos sobre placer carnal.
El acoplamiento a la voz de la soprano guayaquileña Viviana Rodríguez se intercaló en el siguiente poema, Día, noche y todas las cosas, con las notas que exhala el barítono bajo Diego Zamora.
Este último ya tuvo una participación con la OSNE, al interpretar el Réquiem de Giuseppe Verdi y el Réquiem de Wolfgang Amadeus Mozart, piezas que también logró ensamblar junto a la Orquesta Sinfónica de Cuenca, ciudad de la que proviene.
El tenor ecuatoriano Marlon Valverde Campos se encargó de otros tonos en una interpretación inolvidable. El final presenta a Fortuna, Emperatriz del mundo, con el agregado de todos los infantes de los coros cuyo ensamble distinguía a esta versión, dirigida por el maestro Johannes Derin-Read. (I)

"DIEGO ZAMORA" Un músico desde niño

El 29 de julio, el barítono bajo Diego Zamora Mendieta fue elegido por un jurado internacional como el ganador del Salzburg Voice Festival 2012, en Austria. 

El artista ecuatoriano destacó entre 13 000 postulantes, incluyendo 35 cantantes líricos considerados como los mejores del mundo.

El talento que posee el cuencano, de 26 años, no es casualidad. Su padre, Diego Zamora, y su madre, Mónica Mendieta, integrantes de un grupo de música folclórica, le heredaron una voz melodiosa que él supo perfeccionar. 

Desde que tenía cuatro años, sus padres se percataron que aquel pequeño que cargaba una guitarra en las presentaciones artísticas que realizaba la familia, hacía que el público no lo dejara de mirar. "No es amor de padre. Yo sé que mi hijo es un gran artista", asegura Diego Zamora, su progenitor.

La gracia y el apoderamiento de las canciones que interpreta Diego en un escenario, es el resultado de un proceso que si bien es cierto inició en el grupo familiar, se perfeccionó gracias a la perseverancia del artista morlaco que hace cuatro años se formó como barítono bajo. 

Su ingreso al canto lírico estuvo influenciado por la recomendación de la cantante Marta Urguilés, más conocida como Martu, para participar en las audiciones de una ópera rock denominada Jesucristo Superstar. 

El estar involucrado en esta obra, le permitió conocer al maestro armenio Alexander Tamazov, quien perfeccionó su técnica vocal. 

A la vida del artista, Austria y Salzburg Vocie Festival, llegaron en el momento perfecto. Para conquistar este anhelo la familia Zamora Mendieta hizo de todo. 

Antes de su viaje al exterior, la idea de recolectar fondos a través de un concierto se convirtió en la opción para llegar a Austria, país en donde el costo de permanencia por los casi dos meses, era elevado. 

Un poco golpeado por las trabas que demandó la realización del concierto, el ánimo de virtuoso se restableció cuando más de 500 personas llenaron el Teatro Casa de la Cultura en Cuenca.

Con toda esa motivación y el cariño que le mostraron sus familiares y amigos, viajó a Austria. Allá tuvo la oportunidad de conocer a los ecuatorianos Javier Andrade y Jonathan Floril, miembros del jurado del Salzburg Voice Festival 2012.

En los ajetreos diarios de los ensayos, Diego observó silencioso el talento ajeno. Sin amilanarse logró cautivar a los jurados con la interpretación del bolero Despedida, de Gerardo Guevara. 

"Publiqué la noticia en Facebook cuando volaba de regreso a Ecuador". Sonríe. 

La beca que ganó para estudiar canto lírico en Viena es lo que ahora lo motiva a levantarse cada mañana. Ahora su meta es traer a su natal Cuenca, más que un premio personal. Él está convencido que lo importante es que a nivel artístico Ecuador sea un referente en el mundo. (MAN)

Información

El barítono compitió con 13 mil cantantes de todo el mundo y obtuvo el primer premio, entre 35 finalistas. 

El premio le hace acreedor a una beca de canto lírico en Viena.

NOVENA SINFONÍA de Ludwig van Beethoven

El jueves 7 y viernes 8 de mayo en el teatro Pumapungo, la Orquesta Sinfónica de Cuenca, 
presentó la “NOVENA SINFONÍA” de Ludwig van Beethoven.
Este importante evento contó con la destacada participación de Diego Zamora (barítono). 
Con lleno total y un público entusiasmado por la magnífica presentación, culminaron con gran éxito,
la impecable interpretación.

Diego Zamora, Voz, Talento y Corazón

Armonizando cálidas notas de los acordes transformados en dulces melodías, encontramos a nuestro Barítono Bajo Diego Javier Zamora Mendieta; con su guitarra en mano, charango, su bombo y entre diversos instrumentos, nos cuenta la historia de su vida.

Heredando la potencia de la voz de su padre y la melodiosa y tierna voz de su madre, Diego ya tenía trazado un pentagrama con finas notas para su vida; joven  cantante cuencano que desde el vientre de su madre aprendía a deleitarse en el arte musical, es hijo primogénito de dos grandes artistas, Diego Martín Zamora y Mónica Mendieta cuya firme trayectoria musical se ha establecido desde hace 30 años atrás.

Diego Martín, padre del barítono, forjó en su hijo desde muy tierna edad la pasión por la música; Diego Javier, con talento innato no demoró en acompañar a sus padres en los escenarios; iniciando su vida artística desde los 4 años y formando en ese entonces el grupo “Mónica y sus Dos Diegos” ahora “La Familia” junto a su hermana Erika y su cuñado Andrés.

Arraigado en sus raíces andinas, creció interpretando el canto popular y el folklor latinoamericano, con esto, el deseo ferviente por cultivar en el pueblo ecuatoriano el arte, la cultura y el valor de la tierra que lo vio nacer.

Dueño de una voz brillante por su musicalización y afinación, nuestro cantante demuestra su versatilidad al incluir en su repertorio diferentes géneros musicales; en los escenarios se conecta al público mediante su expresividad al cantar, de esta manera marca la diferencia en sus impecables interpretaciones.