Noticias
  • Register

DIEGO ZAMORA, UN MÚSICO DESDE NIÑO

 

Fecha Publicación: 02 de Agosto de 2012

Fuente: Diario El Tiempo - http://www.eltiempo.com.ec/noticias-cuenca/102365-diego-zamora-un-ma-sico-desde-nia-o/

Diego Zamora siempre supo que su vida la dedicaría a la música. Cuando era niño, los números artísticos en el prekinder estaban a cargo de él, fue creciendo y formando parte de presentaciones musicales de la escuela, cantando boleros, canciones populares y latinoamericanas.

Su padre, quien también se llama Diego Zamora, lo recuerda como un niño inquieto, extrovertido, amoroso, juguetón, deportista. Dice que Diego nunca experimentó la conocida “edad del burro” cuando era adolescente. A esa edad ya estaba concentrado en cumplir sus metas que no sólo incluían la música; el deporte estaba entre su lista de actividades preferidas.


Desde pequeño, además de la música, practicaba deportes. Todas las semanas le dedicó tiempo al voleibol de playa y en el 2007 se convirtió en el representante del Azuay en el Campeonato Nacional de Voleibol de Playa, algo que lo hizo sentirse orgulloso.


En ese tiempo, Zamora nunca imaginó que se dedicaría al canto lírico. Casi sin darse cuenta se inició en este género musical hace cuatro años, por insistencia de una amiga.


 Triunfo
Después de varias semanas en Austria, Zamora llegó ayer a Cuenca. Vestido con un traje azul de filos blancos, camina emocionado por el Salón de la Ciudad, en un pequeño pero emotivo recibimiento preparado por sus familiares y amigos cercanos.


“Los que están aquí, son la gente que importa”, dice Zamora. Emocionado, abraza a sus familiares, amigos y uno que otro seguidor que llegó a recibir al ganador del Salzburg Voice Festival, un evento que reúne a los cantantes líricos más destacados del mundo y que se desarrolla en Austria.


Poco después, el alcalde Paúl Granda le entregó a Zamora un acuerdo de reconocimiento cultural.


Su participación en este evento se la ganó con su esfuerzo y el apoyo de su familia. Antes de viajar pidió apoyo a varias entidades del país y lo consiguió del Ministerio de Cultura, que costeó los gastos de vuelos, y de la Casa de la Cultura. “El mayor apoyo que he recibido fue el de mi gente”, dice Zamora.


Su hermana, Erika Zamora, dice que Diego siempre tuvo compromiso con sus sueños desde pequeño. Lo que alcanzó profesionalmente en Austria es mérito propio de él, dice Erika.


“Como hermano es increíble, es una persona de buen corazón, la humildad es algo que le caracteriza”, dice. Su hermana recuerda también que fue Diego quien la impulsó a ser parte del mundo musical.


Ambos son hijos de músicos, se vincularon al grupo de sus padres que en un inicio se llamó Mónica y sus dos Dieguitos; hoy el grupo es conocido como La Familia.


 Trayectoria
Boleros, pasillos y música latinoamericana son los géneros que Diego interpretó durante 19 años. Hace cuatro, Martha Urgilés, amiga de Diego, lo invitó a las audiciones para una ópera rock, un día antes de que estas concluyan.


Con poca preparación, Diego asistió y logró el papel protagónico en la obra Jesucristo súper star. Desde entonces, se dedicó a este género.
“No existe un cambio en lo que hago, he perfeccionado la técnica”, comenta. De su experiencia en Austria, dice que pudo confirmar que en Ecuador, y especialmente en Cuenca, existe mucho talento.


“Quizá estos acontecimientos sirvan para que se apoye más a los artistas locales, que exista más apoyo a los músicos”, dice.
Conmovido y emocionado, seca algunas lágrimas de emoción al contar su experiencia en un salón donde lo recibieron con globos, pancartas con mensajes como “el canto lírico mundial en Cuenca tiene un nombre, Diego Zamora” y la banda de pueblo de la parroquia Baños que entonó varios temas en su recibimiento.


Para Andrés Pineda, amigo cercano y además cuñado de Diego, ver que el esfuerzo de su cuñado es reconocido, le llena de orgullo. Sabe que se ha esforzado mucho durante todo este tiempo.


Pineda, quien también es músico, conoce lo difícil que es ganar un espacio y cree que Diego, además de tener una vocación por enseñar el canto, es un excelente ser humano, humilde y atento.


“Es jocoso, chistoso. Siempre saca un chiste de donde sea, incluso en las situaciones más difíciles, él es el que hace reír en la familia”, comenta Pineda.


Para el padre de Diego, lo más importante ahora es que su hijo se tome con calma el triunfo en Austria. “No sólo es un logro que concluye con el premio, es una puerta, una nueva oportunidad para mí hijo que debe tomar con calma para sacar el mejor provecho”, dice Diego Zamora Orellana, el impulsor del talento de sus hijos.

Un año de preparación en Austria

Diego Zamora es músico desde que tiene cuatro años de edad. Ha sido parte de varias agrupaciones musicales de la ciudad. Creció rodeado de música, sus padres son artistas y desde pequeño se vinculó con ellos en el grupo Mónica y sus dos Dieguitos. Por más de 19 años se dedicó al canto popular, folclórico y de boleros. Desde hace cuatro años perfecciona su técnica como bajo barítono.


Una audición lo llevó al Salzburg Voice Festival 2012 en Austria, en donde ganó el primer lugar. Su premio incluye una beca de estudio en Viena que iniciará en octubre de este año y concluirá en octubre del 2013, además será promocionado en el sitio web de Salzburg Voice Festival 2012 en Austria, como el ganador de este festival.


Ha desempeñado roles protagónicos en obras como Jesucristo súper star, La bella y la bestia, L’elisird’amore, El barbero de Sevilla, Ensueños de amor, entre otros. En Austria presentó como parte del repertorio, el pasillo Despedida, del músico Gerardo Guevara.